Olivares: “Estoy enfocado en que Cobreloa pueda subir y podamos ganar la Copa Chile”

Raúl ‘Araña’ Olivares, arquero de Cobreloa, habló sobre su presente en los naranjas, los objetivos que se han planteado en la institución y el despido de Rodrigo Pérez. Además, recordó su paso por Jorge Wilstermann, en donde llegó a cuartos de final de Copa Libertadores. 

-¿Cómo calificas tu presente en Cobreloa?

“Lo califico como un presente positivo para mí porque Cobreloa es un equipo con historia y estoy muy contento de estar acá. No lo veo como un retroceso, al contrario, como una oportunidad”.

A raíz de los últimos resultados en Copa Chile, ¿se plantean como un objetivo ganar la competición?

“Yo considero que uno tiene que ir paso a paso. Que le hayamos ganado a Católica no significa nada en el plano general, pero para nosotros significó mucho, para darnos cuenta de que le podemos ganar a grandes equipos de primera división y sobre todo después de medirnos con el puntero. Así que esperamos seguir dando sorpresas en Copa Chile”.

¿Por qué les ha costado tanto como visita este 2018?

“No sé, cuando yo llegué me tope con esta realidad que me tomó con sorpresa, porque nunca pensé que un equipo como Cobreloa le cueste tanto como visitante. Y está un estigma ya de años atrás, donde no se obtuvieron buenos resultados como forastero, donde nos propusimos como equipo dar vuelta aquella imagen y poder levantar. Ahora último lo hicimos con Católica, lo cual fue positivo porque no era fácil, sobre todo con un resultado adverso en la ida”.

-Dentro del plantel se habló de un déficit psicológico al momento de salir de Calama, ¿lo notas entre tus compañeros?

“No sé si será algo psicológico, pero yo creo que todas las cosas sirven, si alguien quiere poner un psicólogo deportivo yo creo que nos serviría, lo veo como algo super bueno a diferencia de algunos jugadores que creen que aquello es sinónimo de debilidad. Un psicólogo deportivo nos ayudaría a tener mejor manejo de nuestra mente porque de visita juegan todas las cosas en contra o a favor. La mente en partidos de alto rendimiento sirve mucho, a mi en Bolivia me sirvió mucho porque creo que todas las herramientas son válidas en el fútbol”.

-¿Por qué decidiste venir a Cobreloa tras haber llegado a cuartos de final en Copa Libertadores con Jorge Wilstermann?

“Lo tomé como una oportunidad. En mi carrera siempre me he manejado solo y con la ayuda de Dios. Tengo ciertas personas que son cercanas al fútbol, que representan jugadores, pero siempre estuve esperanzado en hacer historia con Wilstermann. Tuve oportunidades de irme a México o Colombia en plena Copa, pero decliné porque pensé que podíamos dar una sorpresa en el torneo, era mi sueño, me quedé con eso. Estaba a gran nivel, veía al equipo motivado, pero creo que el resultado final con River Plate nos opacó en muchos sentidos. De hecho, tras ese compromiso se cayeron las ofertas, todos tenían porteros y salió esta posibilidad de venir a Cobreloa, el cual es un equipo grande, con historia, conocido en el extranjero”.

-Durante tu paso por el fútbol boliviano tuviste la oportunidad de convertir mediante lanzamiento penal, ¿entrenas los balones detenidos en ofensiva en Cobreloa?

“Yo considero que puedo ser una opción, pero no me considero una prioridad, sobre todo en el tema de los penales. En Bolivia marqué en dos definiciones y en un partido, entonces me considero una opción. En una tanda de penales daré mi opinión y la decisión de patear, de hecho, tengo conocimiento sobre los penales, donde puedo pegarles, pero una prioridad no me considero, se la doy a mis compañeros”.

-¿En qué aspectos crees que creciste más tras tu paso por el fútbol boliviano?

“Yo considero que crecí mucho en el arco en sí, aparte que allá en Bolivia un arquero juega a diferentes tipos de altura, de situaciones, de velocidades de balón, de adaptación. Los equipos de la altura te pueden golear fácilmente por el tipo de pelota”.

-¿Qué te parecen los comentarios sobre posibles sobornos que pudieron haber recibido en la revancha ante River Plate?

“Me da lástima por la gente que quiere hacer daño. Éramos un equipo humilde que hizo soñar a un país, a una ciudad entera, después perdimos por el nivel de River Plate. En la cancha de ellos fueron más contundentes, no hay otra explicación, lo de los sobornos fue un invento. En mi opinión fue opacado lo que realizamos porque cometimos errores tanto dentro como fuera de la cancha que nos hicieron vivir el partido de una forma distinta, alejado de una preparación ideal”.

-¿Qué te pareció el despido de Rodrigo Pérez?

“Lamentablemente el fútbol se mide por resultados. Rodrigo tuvo conflictos con la directiva en la forma de pensar, hay cosas que nos caen mal en las gestiones y cuando los resultados no acompañan en un club grande, exigente como Cobreloa se toman estas decisiones. Para mi sigue siendo un gran técnico y el cuerpo técnico que armó también fue muy profesional. Trabajamos bien con mucho orden, quizás ahora le toque tomar otro equipo. Este deporte va dando muchas vueltas”.

-Esta fue la primera gran experiencia de Rodrigo Pérez con Nelson Tapia como dupla técnica, ¿cómo es el método de trabajo de ambos?

“A pesar de que fue su primera experiencia hicieron un gran trabajo, de local ganamos casi todos los partidos, donde solo perdimos uno, de visita teníamos que mejorar, pero estábamos agarrando la mano. Le ganamos a Universidad Católica en su cancha, el puntero de Primera División, son cosas que pasan en el fútbol. Yo creo que, de aquí al futuro, cuando tengan más roce, van a dar mucho que hablar”.

-Uno de los que se quedó del cuerpo técnico fue Eduardo Fournier, ¿dónde hace su énfasis en el trabajo relacionado con los porteros?

“Es un tipo que conoce el puesto. Sabe todas las situaciones, el tipo de movimientos, es muy flexible y lo bueno es que es cercano a nosotros. A mí me recibió bastante bien, no tengo nada negativo que decir de él, es un caballero en todas sus letras que trabaja muy bien. Estoy contento de trabajar con él”.

-Hace un mes tu compañero Gonzalo Collao estuvo jugando por la ‘Roja’ en Europa, ¿te gustaría volver a jugar por la selección?

“Me encantaría, pero es difícil, cuando estuve jugando Copa Libertadores ni siquiera me llamaron para saber como estaba. Estoy consciente que están buscando arquero para el recambio, pero por ahí hay otros arqueros con la misma edad mía jugando en primera. Ahora mismo estoy enfocado en que Cobreloa pueda subir y podamos ganar la Copa Chile”.

-En un momento se te vio entusiasmado por defender a la selección boliviana, ¿en qué quedó aquello?

“No digamos que estaba entusiasmado, pero los periodistas me preguntaron si estaba dentro de mis planes ser seleccionado boliviano, lo cual me gustaría, ya que llevaba tres años ahí, la gente me mostraba su respeto a pesar de ser chileno. Pero como hicimos una campaña tremenda con Wilstermann, en ese sentido no me pareció una mala idea, además acá en Chile no recibí ningún llamado ni nada, quizás podía haber representado a Bolivia, pero más que nada por el cariño que sentía y lo bien que me sentí allá”.

-A principio de temporada Lucas Simón dijo que no lograr el ascenso sería un fracaso, ¿compartes sus palabras?

“Puede ser un fracaso, ya que nuestra primera prioridad es ascender, pero también hay que saber afrontar este campeonato. Si no clasificamos a la liguilla sería un completo fracaso, si entramos ahí en partidos ida y vuelta puede pasar cualquier cosa. Quizás una decisión humana te puede dejar fuera como le pasó a Vallenar y Melipilla. El error arbitral provocó un problema tremendo. Eso se va a dar mientras avance el campeonato, yo espero subir a Cobreloa con la ayuda de todos mis compañeros, de cualquier forma, sea como sea, entrando directo o jugando la liguilla. Mi prioridad es esa. Ahora estamos en Copa Chile, donde esperamos avanzar y salir campeones”.

-¿Te acomoda la forma de jugar que tiene Cobreloa o te gustaría jugar de otra forma?

“Cuando el técnico decide una táctica uno tiene que adaptarse. Uno no puede estar en el camarín hablando con sus compañeros alterando esa forma de juego. Ya que al final toma las decisiones el entrenador. Los jugadores estamos para respetar, para acatar. Uno puede sugerir según la relación con el estratega, pero nunca implantar una forma. El técnico elige las posiciones tácticamente y uno tiene que acatar en ese sentido. Siempre estoy pendiente de que mis jugadores estén bien parados, que los laterales vaya uno a la vez, los contención se puedan meter con los centrales, no me meto más allá”.

-Aún así el mejor partido que se les vio este 2018 fue ante Universidad Católica en San Carlos de Apoquindo, ¿crees que el equipo se vio mejor así? ¿Realizando un marcaje escalonado y agrupado atrás?

“Lo más importante es no perder la forma. Para nosotros era muy importante estar bien parados con nuestra línea de cuatro y los volantes quitando balones para generar contragolpes rápidos muy eficaces que nos permitieron estar 2-0 arriba en el primer tiempo. Ese partido con Católica nos dio a entender que podemos ganarle a cualquier equipo. Si tenemos una concentración máxima, somos intensos y estamos ordenados le podemos ganar a cualquier equipo”.

-Anteriormente fuiste crítico en Bolivia con las carencias que viviste en Jorge Wilstermann y también con Blanco y Negro por decisiones deportivas que tomaron, ¿por qué decidiste venir a Cobreloa cuando el club ha sido manejado de mala manera los últimos 14 años?

“No creo que aquello tenga relación. Para tomar decisiones hay que saber lo que pasa. Yo considero que las cosas básicas están en Cobreloa, se pueden mejorar muchas cosas, nosotros también como jugadores tenemos que mejorar. En Bolivia yo critiqué a la dirigencia porque no teníamos canchas para entrenar. Yo le dije a la dirigencia que tendríamos problemas cuando nos tocara un equipo como River Plate por su nivel y preparación. Ellos no dejan nada al azar. Acá en Cobreloa eso a mí no me ha pasado, en base a mi experiencia, lo que se vive acá está bien”.

-¿Notaste actitudes negativas por parte de la dirigencia? Ya que Rodrigo Pérez y José Sulantay fueron muy críticos con el presidente Walter Aguilera y el resto de los dirigentes.

“El presidente es muy hincha de Cobreloa, está muy comprometido con la institución, cuando vea que su equipo está en primera va a ser mucho más fanático de lo que es ahora. En cuanto a los temas personales que ellos hayan tenido, tienen que resolverlo ellos. En cuanto a lo grupal tenemos que comprometernos todos. Quizás le pasó la cuenta ser frontal y por un tema personal o general -no lo sé- le tocó salir de Cobreloa, pero quizás mañana le toque seguir dirigiendo. Si yo tuviera algún problema, lo diría”.

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *