Rodrigo Pérez realizó una charla motivacional a escolares loínos

DT DE COBRELOA. Habló sobre su experiencia en el fútbol y la vida.

Una interesante y productiva charla motivacional realizó ayer el técnico de Cobreloa, Rodrigo Pérez, para los alumnos de los primeros años medios del Liceo “Radomiro Tomic Romero”.

El estratega naranja contó parte de su vida como futbolista profesional, formado en su natal Rancagua y debutando en O’Higgins, además del esfuerzo que lo llevó a transformarse en seleccionado nacional y a conquistar tres campeonatos nacionales con Cobreloa.

El “rorro” también interactuó con los estudiantes del Liceo B-34, quienes le consultaron su experiencia en el fútbol, además de cómo analiza la mala campaña de los equipos chilenos a nivel internacional y también sobre cómo se llega a triunfar en la vida.

Respecto a cómo vivió esta experiencia de compartir con estos alumnos loínos, el técnico del Zorro precisó que “fue una experiencia linda. Tuve la oportunidad de transmitir experiencias, uno siempre habla de su vida y la idea fue compartir mi historia con estos jóvenes, que viven una etapa muy importante en sus vidas”.

Por su parte, Pérez se refirió a cómo pueden llegar a triunfar en sus vidas estos alumnos.

“Si no tienen las condiciones económicas, tienen que tener las cualidades y la convicción en querer ser alguien. A los niños que quieran ser futbolistas, como club les abrimos las puertas para que vayan a probarse”, recalcó.

Por último, el ex jugador de Alianza Lima tuvo palabras respecto a si es difícil trabajar con los jóvenes de Cobreloa. “Siempre es complicado, más en esta etapa en que pecan de inmaduros y no saben en el contexto en que se encuentran, y sobretodo en un primer equipo. Hoy tenemos a Joao Caprile que tiene 16 años y está en el primer equipo, entonces la maduración es muy diferente a la que tiene Arturo Sanhueza, que tiene 39 años y el otro chico tiene 16. Por lo que uno tiene que orientar a estos chicos para que tengan un crecimiento más acorde a lo que es la profesión”.

Fuente: El Mercurio de Calama. 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *