La historia del colombiano que deslumbró a Sulantay y pelea por su sueño en Calama

DELANTERO. Raúl Caicedo, una de las grandes promesas del club loíno llegó en busca de oportunidades a Chile.

Son historia de lucha y valentía, de esas que se escriben con la casi honesta excusa de la búsqueda de mejores horizontes, de reales oportunidades. Eso es lo que trae a tantos extranjeros a trabajar en la Segunda Región sin otra expectativa que la de cumplir un sueño. Lejos de todo, alimentando ilusiones.

Lo de Raúl Caicedo es uno de esos relatos de vida. Cuando tenía 14 años -en el año 2012-, su madre decidió dejar su natal Cali para llegar a Chile en busca de un mejor destino. Consiguió trabajo y se radicó en Antofagasta. Solo acompañaba el pequeño Rául.

“Siempre jugué al fútbol. En Antofagasta empecé de a poco a meterme a clubes y campeonatos y alguien que me vio me habló de Cobreloa. Y como es un club muy conocido y no estaba tan lejos decidí venir a probar suerte”, cuenta este puntero derecho con importante poder de gol.

El pequeño atacante llegó a mediados de 2015 y no fue seleccionado. Pero no se iba a dar por vencido. En 2016 nuevamente arribó a Calama y esta vez, el problema estuvo en las fechas, porque el torneo ya había comenzado.

Aunque en esta oportunidad, en la historia aparece la figura de César Bravo, actual entrenador de la sub 19 de Cobreloa. “El profe César me ve y estábamos en competencia, por lo que me pone en contacto con la gente de Abastecimiento, para tener donde jugar mientras entrenaba con la sub 19, porque no podía ser inscrito”.

Agrega que “en los primeros meses, mi madre me pagaba una piecita y vivía como se podía. Costaba mucho hasta que la gente de Abastecimiento me empezó a ayudar con el alimento y luego con un lugar donde poder vivir. El profe Claudio -Provoste- , don Hernán, don José, el profe César -Bravo- que hizo los nexos para todo son los que me ayudaron para seguir acá y a ellos les agradezco”, confidencia el hábil jugador.

SU SUEÑO

El punto de inflexión entre la ilusión de ser un profesional y la certeza de que tiene condiciones para llegar a ser un jugador de primera se la dió José Sulantay, quien hace unos meses lo pidió para que entrenara con el primer equipo de Cobreloa mientras él era el DT.

“Fueron dos semanas muy lindas, donde trataba de aprender todo lo que hacían los jugadores de mucha experiencia que tenía el club, sobre todo los que jugaban en mi puesto como Jiménez -José Luis- y Lucas Simón que es delantero. De todo lo que hacen aprendes algo. Y además, para uno es muy intenso porque el ritmo de juego es otro, la intensidad es distinta y mucho más exigente”, comenta el caleño.

Hace un par de semanas, Rodrigo Pérez le permitió repetir la experiencia. “Pude entrenar con los profesionales y me sentí muy bien. Uno se da cuenta que puede jugar ahí por lo que te van diciendo los técnicos y los compañeros”.

Y tiene claro donde apunta. Pese a que en Cobreloa ya está completo el cupo de extranjeros, Caicedo quiere llegar a debutar con la camiseta naranja.

“Uno le toma mucho cariño a esta institución, por como se trabaja, porque hay muchos compañeros que vienen de otras ciudades de Chile con el mismo sueño que yo. Y espero que si yo finalmente no lo consigo, uno de ellos si lo logre. Jugar en primera con este club y mantenerme es lo que espero poder conseguir”, asegura.

Este admirador de Neymar desde que jugaba en Brasil -dice “que juega con alegría y eso es lo que trato de hacer”- piensa en la nacionalización y no oculta que ha sufrido discriminación por su color de piel , tanto dentro como fuera de la cancha. “Cuando quieres cumplir tus metas sabes que esas cosas tienes que dejarlas de lado y enfocarte en jugar y seguir creciendo. Siempre hay obstáculos que debes vencer”, concluye.

Sulantay: “No se puede perder ese talento”

Uno que pudo ver de cerca al talentoso atacante colombiano fue el ex entrenador, José Sulantay, quien a la hora de dejar el club dejó algunos conceptos sobre los jugadores jóvenes. “Lo vi jugar y pedí que subiera junto a algunos de sus compañeros para que entrenara con nosotros. Es rápido, tiene un enganche que puede descolocar a cualquier defensa y me gustó su actitud, yendo al frente, pese a que es pequeño. Ojalá que lo aprovechen, no sé puede perder ese talento. Necesitan trabajarlo bastante pero tiene muchísimo potencial”, dijo el ex DT loíno.

Fuente: El Mercurio de Calama. 

 

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *