[Columna de Opinión] ¿Hasta cuándo, Cobreloa?

De entrada aclaro que soy hincha, socio y fanático de Cobreloa desde mi más tierna infancia, para que no vayan a salir los arenosos de siempre a darme la lata de “oe hay que apoyar el equipo lagi”, esto es pura crítica constructiva.

Por: César Antonio Morales Leiva

Ilusionado porque el equipo parece venir con todo, me dije “voy a ir a comprar mi abono” (como lo he hecho toda una vida a través de un tío o papá de Codelco), llego a la sede y me sorprendo primero por la nula difusión que existe de la venta en el lugar. Segundo la atención, fue, es y será (por lo que parece) deficiente, no hay ni el más mínimo interés por encantar al hincha o por captar clientes como diría un neoliberal.

Pero no son solo temas de forma si no de fondo. Cuando al fin llego con la persona encargada de la venta a preguntar cuales son las formas de pago, me dice “¿socio?”, como si eso hiciera alguna diferencia; “sí”, le respondo. “¿Particular?”, “sí”, “ya dígame”… Quiero saber si cuales son las formas de pago para obtener un abono. “Efectivo o cheque”, sentencia. EFECTIVO O CHEQUE, efectivo o cheque??? Les aviso que estamos en la B y que es una barrera de acceso gigante para ir al estadio pedir que te paguen en efectivo, es de hecho una forma de impedir que la familia llegue a la cancha, es una manera ANACRÓNICA de hacer las cosas, me explico.

Hace muchos años y por razones del mercado, la proporción que existe entre contratistas y personal de Codelco es entre 3 a 5 contratistas por un trabajador de planta, de ese solo hecho debería surgir la lógica conclusión por parte de la dirigencia del club que hay que ir a buscar a los contratistas y no me vengas a decir a mí que somos puros afuerinos, porque hace rato hijos y nietos de viejos de Chuqui somos puros contratistas, entiéndalo, no estamos en los ochenta, ni por lejos.

Luego vamos al tema de las posibilidades. Son muy pocas las personas que andan con más de cien lucas en el bolsillo, no seamos ilusos, por muy fanáticos, tenemos otras necesidades y nadie quiere ir solo al estadio: por dos abonos tienes que tener más de un sueldo mínimo. ¿Es broma? Ahora me dirán: “si no tienes plata, no vengas a llorar” y ese no es el punto, tengo plata, pero no al tiro, como la gran mayoría de chilenos y calameños tengo plata, pero también tengo tarjeta de crédito y les aseguro que hasta quien tiene mejores lucas, puede pagar a cuotas o es que los famosos “descuentos por dentro” son de una, lo dudo.

Por último quiero insistir en el punto que si queremos el estadio lleno, no solo debemos declararlo, tenemos que dar todas las facilidades en el contexto actual, no pensando en el Cobreloa de los 80’s, pensando en el presente y en el futuro: en subir de categoría. Para eso tenemos que abrirnos a vender entradas por medios digitales, tenemos que dar facilidades de acceso, tenemos que ser capaces de renovar el club. Miren a donde llegamos por las malas decisiones, miren donde estamos, ¿queremos seguir así?

He ido a ver al zorro en todo Chile y me da la sensación que en otras ciudades hay mucho más compromiso y cariño por ir al estadio una vez al semestre a ver al zorro, ¿cómo puede ser que en Tierra Santa la hagamos tan difícil? Y he comprado entradas por medios digitales hasta para ver a Cobreloa contra Magallanes, un equipo más que humilde, así que no digan que en Cobreloa no se puede.

Entiéndalo: el estadio lo vamos a llenar cuando la gente sencilla pueda pagar y con precios así de altos, porque no es barato ver a Cobreloa, no podemos poner barreras de acceso como PAGAR EN EFECTIVO. Dime tú zorrero, ¿tienes la plata en el bolsillo para pagar el abono?

Queremos ir al estadio, estamos entusiasmados con el Roro Pérez y su equipo. Sabemos que necesitas el estadio repleto Rodrigo, pero para eso, los dirigentes tienen que entender que no todos (ahora son muy pocos) trabajan en Codelco y que mucha gente con esas absurdas políticas (que son solo falta de gestión), SIMPLEMENTE NO PUEDE ir a alentar al zorro.

Te amo Cobreloa, te quiero ver volver.

Comparte a ver si nos escuchan…

César Morales Leiva, hincha, chuquicalameño, socio, zorrero de estadio desde los 10 años.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *