Entrevista a Rodrigo Melendez por EMC

De alguna forma, Rodrigo “Kalule” Meléndez nunca dejó Calama. Pese a que dejó el fútbol en la Quinta región y comenzó su trabajo como técnico en esa misma zona asumiendo la banca de San Antonio Unido para luego probar suerte en Melipilla y continuar siendo ayudante de campo en Unión La Calera, al ex volante siempre le interesó la idea de trabajar en Cobreloa. Y hoy, junto a su amigo de mil batallas, César Bravo, está cumpliendo ese objetivo profesional.

“Nunca me desconecté de Calama. Con negocios me mantuve en contacto con la zona y siempre pendiente de lo que pasaba con Cobreloa que es un club con el cual siempre me identifiqué, aunque nunca pude volver como jugador. Por eso, no lo pensé dos veces a la hora de venir a trabajar con César”, comenta “Kalule”, que rápidamente asumió su papel de ayudante de campo y trabaja intensamente en los movimientos junto a sus nuevos dirigidos.

Un grupo con el cual Meléndez tomó confianza, porque “hay jugadores de experiencia que tienen años en esto del fútbol y hay gente que conozco, como Arturo -Sanhueza- con quien jugué varios años. Eso siempre sirve a la hora de generar lazos y empezar a implantar la idea de juego que tenemos con César Bravo”, dice.

Y apelando a su experiencia, “Kalule” entiende el momento en que llega a Cobreloa. “Todos sabemos que se hizo un equipo para ser protagonista y estamos abajo en la tabla. Y si se suma que un cuerpo técnico salió muy rápido, entonces se produce un golpe que no se absorbe luego. Todos sabemos que siempre es difícil para un plantel el cambio del técnico, más cuando ese entrenador es quien conformó el plantel. Son jugadores que se encuentran con un proyecto que se queda a medias, pero en ese sentido hay que destacar el tremendo profesionalismo y compromiso de los jugadores. Es cosa de verlos cómo tienen total disposición al trabajo. Ellos son los primeros que quieren empezar a ganar”.

Idea de juego

Rodrigo Meléndez sabe cuál es el equipo que espera ver en las próximas semanas. “Con César queremos un equipo más bien corto, que practique la presión en los distintos sectores de la cancha, que sea intenso y rápido, que aproveche mucho las bandas y que se genere opciones de gol más por el buen juego que por los pelotazos o las individualidades. Y siento que pese a lo poco que llevamos trabajando, el grupo ya absorbe esa metodología de juego”.

Por eso, destaca lo del fin de semana ante San Marcos de Arica. “Nos costó y lo tenemos claro. Con la cantidad de jugadores que ellos tenían en la zona defensiva y la gran cantidad de piernas que había en el mediocampo, no era fácil entrarles, pero esa no es ni será nunca la excusa. El equipo mejoró en lo defensivo y eso siempre siembra confianzas, más cuando te venían anotando. Pero falta lo otro, llegar con peligro y anotar en el otro arco. Es algo que se consigue con mucho trabajo y por eso estamos planificando y trabajando fuerte para que se empiece a notar desde el partido con Ñublense”.

¿Equipo protagonista? A Meléndez le gusta la idea de un Cobreloa que sea el rival a vencer en el ascenso. “Por más problemas que esté pasando el club en lo económico, ésta es una camiseta que se respeta y por eso mismo, lo que hay que recuperar es esa intensidad equilibrada que haga de Cobreloa un equipo que salga a ganar en todos lados. Jugadores hay, motivación sobra y sabemos que cuando ganemos un partido, lo demás se va a empezar a dar por efecto del trabajo”.

“Kalule” apuesta porque “ojalá nos vaya bien y estamos confiados de que así va a ser al final del semestre”. Por eso, valora toda instancia para mejorar en lo táctico. “Vamos a hacer una práctica el fin de semana que no será un amistoso pero todo sirve. Será una posibilidad para ir poniendo en práctica nuestra idea”, cerró.

EMC

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *